De la cosecha de granos a la cosecha de datos
Fecha de publicacion: 
5 Octubre, 2021 - 17:30
CLAAS llevó a cabo la jornada “La revolución de los datos en la agricultura”, un recorrido por todo lo que ofrece la tecnología para el manejo de una producción más eficiente y sustentable. El aporte de las máquinas, los softwares y el testimonio de los usuarios.

CLAAS llevó a cabo la jornada “La revolución de los datos en la agricultura”, un recorrido por todo lo que ofrece la tecnología para el manejo de una producción más eficiente y sustentable. El aporte de las máquinas, los softwares y el testimonio de los usuarios.

 

El de la agricultura de precisión es un camino de ida y avanza a pasos agigantados. Con la tecnología al alcance de la mano, cada vez son más los productores y contratistas que recurren al manejo de datos para ganar rentabilidad y hacer que su actividad sea sustentable. Las herramientas están sobre la mesa. Se trata de animarse a utilizarlas. Por eso CLAAS Argentina organizó, con la participación de FieldView, “La revolución de los datos en la agricultura”, una jornada que mostró toda la película de la agricultura de precisión en la Argentina.  

 

El primer mapa de rendimiento de Latinoamérica fue presentado por el INTA Manfredi en 1995. Ese mismo año, CLAAS lanzó a nivel mundial la LEXION, la primera cosechadora inteligente con sistema de programación automática para la regulación de la cosecha de 24 granos diferentes. Esta máquina ya hablaba tres idiomas y, por supuesto, contaba con mapa de rendimiento. Recién en el 2000 el GPS estuvo disponible para uso civil.

 

“Un mapa de rendimiento es una sucesión de puntos geoposicionados que muestran una escala de colores que indican patrones de comportamiento dentro del lote. Se usa para sacar conclusiones”, comenzó diciendo Juan Pablo Vélez (INTA).

 

En 2007, CLAAS fue pionera al desarrollar para sus equipos el sistema de telemetría TELEMATICS que aún hoy viene de serie en los equipos de la marca –con licencia gratuita por 3 años- y permite seguir los datos de cosecha y de performance de la máquina en tiempo real desde cualquier dispositivo móvil. 

 

“La tecnología para la transferencia de datos ha facilitado la disponibilidad de grandes cúmulos de información (Big Data) que nos permiten procesarla, detectar patrones y encontrar soluciones”, continuó Vélez para aclarar que, además, hoy incluso hay softwares gratuitos para interpretar los datos. “El desafío es entender la variabilidad de los ambientes para tomar decisiones de manejo. Tenemos máquinas cada vez más precisas, exactas y potentes. Son verdaderas generadoras de datos por metro cuadrado y también tienen la capacidad de dosificar insumos en esa escala”.

 

¿Para qué sirve todo eso? Vélez asegura que la verdadera fuerza de la agricultura digital está en incrementar el conocimiento. Pero no se agota ahí. Conocer más ayuda a mejorar el margen bruto del lote. Para confirmar esa idea, el técnico de INTA compartió con los participantes de la jornada dos números que resultaron reveladores: 86.69 U$S/ha es un margen bruto con dosis fija vs. 139.96 U$S/ha con dosis variable. En el mismo ambiente.

 

La máquina como usina

 

Tanto la rentabilidad como la sustentabilidad de la producción hoy están atadas al conocimiento que aportan los datos. “Argentina está primero en el ranking de máquinas equipadas con TELEMATICS a nivel global”, disparó Reynaldo Postacchini, vicepresidente de CLAAS Argentina. Así como aquella primera LEXION lanzada en 1995 revolucionó la cosecha en el mundo, la nueva LEXION 7000-8000 presentada el año pasado volvió a marcar un horizonte nuevo.

 

“Hoy la máquina funciona sola”, dice Postacchini. Son más de 15 tecnologías agrupadas en el CEMOS, el sistema de inteligencia artificial que le simplifica la vida al operario. Además de recoger y enviar todo tipo de datos en tiempo real, “la máquina se detiene o disminuye la velocidad frente a situaciones particulares como exceso de flujo de material, hace las regulaciones automáticas de los cóncavos en forma automática. Por ejemplo, si detecta un manchón verde demasiado grande se frena sola, detiene el cabezal, la descarga. Es la cosechadora más inteligente del mundo”, detalla y acota que la cabina de una LEXION tiene cuatro formas de manejarse, de acuerdo a la generación a la que pertenezca el operario.

 

A su vez, hoy todas las marcas están conectadas e intercambian datos en la nube. El sistema se llama Data Connect y le permite al productor recoger e interpretar la información proveniente de distintos equipos.

 

Federico Del Boca es responsable de productos EASY -Efficient Agriculture Systems- de CLAAS Argentina y contó que los datos pueden ser descargados tanto de forma física como desde la nube, a través del sistema TELEMATICS. A su vez, la marca cuenta con un sistema de documentación automática, una licencia complementaria que permite gestionar diversos lotes y clientes de forma remota. También se vincula con FieldView.

 

Para Federico Sánchez (marketing táctico de CLAAS Argentina) hay una oportunidad en materia de picado. “Aproximadamente un 30% de la superficie que se trabaja con nuestras máquinas se mapea. Argentina pica más de 2 millones de hectáreas. 1,5 M son de maíz”, detalló. Las picadoras JAGUAR vienen de serie con monitor de rendimiento desde el año 2010. “Tenemos que utilizarlo. Es algo que los clientes demandan cada vez más”, dijo y acotó que “hoy nuestras JAGUAR generan datos incluso con 30 toneladas por hora, que es un nivel muy bajo de producción. Al terminar su trabajo, antes el contratista entregaba un ticket que emitía la maquina con datos promedio del lote, hoy puede enviar por whatsapp un informe a su cliente con todos los datos del lote ensilado”.

 

En la actividad de picado -donde el 90% de los usuarios son contratistas- la telemetría ayuda a eficientizar el servicio. “Hoy hay picadoras que trabajan con dos embolsadoras al mismo tiempo para optimizar los tiempos en campaña y picar más hectáreas”, apuntó. Tomar decisiones en tiempo real es algo invaluable. “La máquina permite leer la humedad de la materia seca en el momento y en base a eso se puede regular la altura de corte para llegar al 37% o 38% de MS. Son mucho más que datos. Es información para tomar decisiones en tiempo real. A nivel de rentabilidad permite bajar el costo operativo de la máquina y cuidar la calidad del proceso”, dijo Sánchez.

 

Para integrar datos

Matías Galetto y Lucas Dellamagiore pertenecen al equipo de FieldView, la plataforma digital global de uso de datos y herramientas de análisis perteneciente a The Climate Corporation, una compañía del grupo Bayer. “Fieldview integra todos los datos en un solo lugar. En tiempo real, mientras se realizan las labores, genera una libreta de campo - sin importar la marca de la máquina- y desde la plataforma hace una prescripción de densidad variable en maíz”, explicó Galetto y anunció que ya trabajan 6 millones de hectáreas. “La superficie se sextuplicó en el último año. Vemos que crece exponencialmente la cantidad de productores que se suman a la digitalización”, sostuvieron.

 

¿De quién son los datos? “Los datos que se ingresan a FieldView son del productor, él decide compartirlos o no con otros productores”, especificó Dellamagiore. La integración de CLAAS con FieldView es mundial y totalmente segura.

 

En primera persona

Federico Moretti es veterinario y contratista de picado en Noetinger, Córdoba, desde hace 23 años. Tiene dos picadoras JAGUAR -una 960 y otra 950-. Trabaja con ambas en forma sincronizada. “Fuimos siempre atrás de las novedades tecnológicas. Sumamos el servicio de datos para fidelizar al cliente”, comentó.

 

“Nuestros clientes, productores tamberos y de carne (feedloteros), en general tienen grandes extensiones y buscan ahorrar insumos con el manejo variable. Muchas veces ahí mismo, en el campo, vamos viendo a través del celular los datos de TELEMATICS. Más que nada el rinde de materia verde, en base a lo cual el productor decide si tiene que picar más o menos”, dijo el contratista y aclaró que no cobran aparte por este servicio. Es una estrategia de fidelización.

 

Federico Castellaro es asesor de la empresa Gorgerino, productora y prestadora de servicios en Altos de Chipión, al sur de la Laguna Mar Chiquita, en Córdoba. DTienen un centro de operaciones desde donde manejan con precisión las actividades de servicios y producción en campos alquilados, con objetivos tan diversos como cría, feedlot, tambo y agricultura.

 

Los Gorgerino cosechan datos y tercerizan en la empresa Formagro su análisis. “Se cruzan los datos del monitor de rendimiento con los ensayos de materiales, densidades y fertilización. De ahí surge información para la producción y el manejo económico”, explicó Castellaro y aclara que les permite evaluar lo que vienen haciendo, si es rentable o no, y tomar decisiones. “Tenemos de 100 a 500 dólares de resultado operativo por hectárea. La agricultura de precisión es la administración de los recursos”, dijo.

 

Esta empresa ubicada en Altos de Chipión tiene dos cosechadoras CLAAS, una LEXION 750 y otra 780, y una picadora JAGUAR 960. “Hacemos producción de forraje y de granos, maíces para cosecha para silaje, de primera, de segunda, silos de pasturas, sorgos, alfalfas, avena, trigo. Y todo eso en campos propios, alguilados, de clientes. Estas tecnologías ayudan a entender qué pasa”, remató Castellaro.

 

Iván Lubatti es productor de Oliva y usuario de FieldView. “Cuando comenzás a usar este tipo de tecnologías, no la abandonás más. Estas herramientas han simplificado enormemente la agricultura de precisión. En un par de minutos procesas la información, hacés la prescripción y el operario lo tiene en el lote. Hace 15 años era inimaginable”, dijo.

 

“La agricultura por sitio específica -donde ponés el recurso de acuerdo al ambiente- es mucho más sustentable que hacer una dosis fija en todo el lote. Los productores tenemos que usar más estas herramientas. A veces, por falta de tiempo, demandamos cosas que están pero no las usamos”, reflexionó el usuario de FieldView.

 

“Poder estar al mismo tiempo en varios lugares y corregir errores es un beneficio inimaginable tiempo atrás”, dijo el productor y aclaró que compartir experiencias y datos es parte de este proceso. “Estas tecnologías hacen un gran aporte a la sustentabilidad de nuestros sistemas. Nos están midiendo mucho más y ahora podemos demostrar que se pueden hacer las cosas de modo sustentable y con trazabilidad”, concluyó.

 

Evolución constante y capacitación

“CLAAS Argentina tiene todas sus máquinas en red y es la única empresa del mercado argentino que ofrece telemetría de serie en todos sus equipos por 3 años. Además, todas las cosechadoras y picadoras traen monitor de rendimiento y piloto automático de serie. Por eso para CLAAS la inteligencia de los equipos está en su ADN”, dijo Eduardo Gross, vicepresidente de CLAAS Argentina al cierre de la jornada.

 

Dos de las nuevas tecnologías de precisión incorporadas por la marca en Argentina son Remote Service, un sistema de servicio de monitoreo a partir del cual los técnicos pueden acceder a distancia a cada máquina, observar datos específicos pudiendo reaccionar así de forma más rápida y directa en situaciones tanto preventivas de mantenimiento como de emergencia. Y la otra es Data Connect, que es la primera solución directa de nube a nube (Cloud-to-Cloud) para la tecnología agrícola.

 

“Debemos tomar conciencia del punto en el que estamos parados y la oportunidad que tenemos por delante. Tenemos equipos capaces de proveernos de todo lo que necesitamos y más, y la tecnología sigue evolucionando. La pelota está de nuestro lado, del lado de las personas. Se trata de disponer un tiempo para capacitarnos en el aprovechamiento de todas estas tecnologías que hemos visto. Este tiempo que creemos desperdiciar cuando lo destinamos a un curso, en realidad luego lo ganamos y monetizamos”, expresó Gross.

 

La formación es hoy el principal driver y CLAAS lo pone al alcance desde su Academia, ubicada en Oncativo, desde donde la marca ofrece entrenamientos adaptados a las necesidades de cada usuario. La pelota está del lado de los usuarios.